Por dentro

¿Porqué la madera?

La madera siempre me ha gustado. Es un material natural, reutilizable, reciclable y sostenible con una buena gestión. Es el material más usado tradicionalmente por ser humano. Y además, lo tenía a mano.

El taller de mi marido siempre está lleno de recortes de madera de palé. Una selección de las que más llamen mi atención por sus vetas y nudos por su color conseguido tras meses a la intemperie, con sus imperfecciones..

Dar una segunda (o tal vez tercera, cuarta o quinta) a ese material y convertirlo en una obra de arte que ya no querrás tirar. Pero que cuando te canses de él, será sólo un trozo de madera, con pinturas al agua y ceras, que se podrán reutilizar para hacer tableros de DM o como fuente de energía.

¿De dónde sale la madera?

Tengo dos fuentes principales:

  • Madera de palé: Recojo los palés que ya no son útiles ni para reutilizar y los desguazo. Después de un lijado para volver «amable» la madera y no dañarnos con las astillas, ya están listos para su uso. Los tableros conservan sus maravillosas imperfecciones, sus huecos, la pátina que ha dejado el tiempo. Todo eso que los hace único e irrepetibles
  • Rodajas de madera: Son de leñeras o de restos de poda de mis árboles. Algunas veces de alguna rama caida que recojo en mis paseos. Corto los troncos y ramas en rodajas y las lijo. De esta manera su bello veteado queda a la vista.

¿Qué materiales utilizas para tus ilustraciones?

No tengo formación artística, soy completamente autodidacta, así que los materiales que utilizo son básicos. Pintura acrilica al agua, pinceles de distintos grosores y para terminar las obras cera incolora.

Si se trata de llaveros, o de algo que necesite más protección, uso barnices al agua.

Eso sí siempre intento ser responsable con los materiales y desechar de manera responsable los residuos.

Una nueva vida

Y esas maderas «inservibles» se convirtieron de nuevo en un bosque bajo mis pinceladas. 

Y esos viejos y ajados retales de madera de palé, que iban a ser pasto de las llamas, se han convertido en refugio de estos nuevos seres acrílicos que dibujan mis pinceles. Y con su peculiar belleza llena de imperfecciones, me recuerdan a aquella que esconden los bosques que tanto amo.

Un recuerdo que nos enseña que en la vida, al igual que en la naturaleza, TODAS las cosas, incluso las más pequeñas e insignificantes, esas que parecen inservibles e inútiles, TIENEN UN GRAN VALOR que es importante conservar… y esconden una gran belleza, aunque no todos puedan verla.

Nuevos retos

Gracias a vuestro apoyo y vuestras sugerencias he ido ampliando mis lienzos, pintando nuevas superficies, dándoles un nuevo uso. ¡Una unión enriquecedora que me encanta!